Evolución, no revolución

logo4dFrente a la revolución, nosotros llamamos a la ¡EVOLUCIÓN!

Porque revolución es el cambio violento de unos poderosos por otros que les sustituyen, pero que jamás conquistó la Libertad.

!!Nosotros nos oponemos a que se repita ese horror!!

El sometimiento de los ciudadanos por parte de unos pocos, siempre utiliza un mecanismo primitivo: el miedo.

El mismo se convierte entonces en el principal enemigo. Y mientras no sepamos vencerlo, no podremos enfrentarnos al poder.

El miedo siempre va acompañado de la comodidad de permitir que sean otros los que piensen por nosotros. El ciudadano, que ha recibido el Estado de Bienestar y se ha acomodado, no está predispuesto para las luchas sociales y el libre pensamiento que implican esfuerzo y sacrificio

Los que sienten miedo al cambio, son los culpables de que nuestras democracias sean falsas, aceptando el diseño de sus reglas trucadas, jamás discutidas por temor a lo que pueda ocurrir.

Por eso es necesario evolucionar, vencer la cobardía, para ser libres.

A pesar de internet, los individuos tienen una pereza infinita para pensar por sí mismos y los medios de comunicación les presentan a través de tertulianos los argumentos que ellos repetirán y así aceptan, como cierta, una información periodística siempre manipulada.

Hay que recordar que los poderosos no crean el infierno en la tierra por sus propios medios, sino gracias a todos los que aceptan a sus lacayos: políticos, sindicales, eclesiales, mediáticos… y les apoyan en sus falsas democracias. Los ciudadanos se distraen en los detalles que les dividen y son incapaces de unirse en lo fundamental: Democracia frente a la farsa. Esa división en bandos es la clave para desactivar cualquier reacción de la sociedad civil.

Denunciamos el sistema educativo que atrofia el pensamiento crítico e impide a las sociedades ser libres, convirtiendo a sus ciudadanos en consumidores, adheridos a ideologías, partidos, categorías sociales o de pensamiento.

Queremos ciudadanos libres que piensen por ellos mismos, y que se unan en lo fundamental, para luego avanzar en los detalles. Nos une el mismo objetivo de luchar por una Democracia real que asegure la Justicia, la Libertad y la Igualdad de oportunidades. Tener un líder siempre limita la libertad individual. Necesitamos que cada persona aporte al conjunto todo su talento y así trabajar al máximo de la capacidad,  superando lo que parece imposible.

A los ciudadanos los deben representar personas independientes, no esclavas de ningún partido. Los partidos políticos son corporaciones que defienden a ultranza sus propios intereses y se olvidan de los votantes a quienes dicen representar, ya que sólo buscan su interés económico y perpetuarse en el poder. Cuentan con los medios de comunicación que los ha encumbrado y que para perpetuarlos continúan mintiendo  tanto como sea necesario, confundiendo a la población. Eso es farsa, no democracia.
Hay que realizar esos cambios para la elección directa de nuestros representantes, sin los partidos como intermediarios. Dado que eso aportaría justicia y ecuanimidad, los políticos no quieren que se produzca ninguna transformación fundamental; como consecuencia, los perjudicados son los ciudadanos.

Esos partidos no han tenido ningún reparo en crear un inmenso Estado, e ir endeudando al país, hasta el punto de que la deuda supera la capacidad de pago, y son los ciudadanos más débiles los que van a sufrir enormemente los crueles ajustes, a los que esos mismos partidos les someterán.

No abandonaremos hasta no conquistar la libertad política para todos los ciudadanos. Y que cada persona pueda ejercer siempre su cuota de poder. Esa cuota de poder, los ciudadanos podrán o bien delegarla en personas independientes de partidos, o ejercerla de forma directa.

El representante debe anticipar, por tanto, su intención de voto en los distintos asuntos.

Y los ciudadanos podrán ejercitar un voto contrario al de su representante, en decisiones puntuales o permanentemente votando la revocación de su cargo.

Así, si un representante que decide votar “SI” en una votación concreta, si todos sus electores le apoyan, su voto contabilizaría como 100% al “ SI”, pero vería disminuido este porcentaje conforme sus electores le quitaran el apoyo.

Por ejemplo, si uno solo de sus electores se opusiera, su voto contabiliza como 99,99999% al “SI” y 0,00001% al “NO”. Si se opusieran la mitad de sus electores sólo contabiliza con el 50% al “SI” y con el 50% al “NO”.

En el caso de que todos los electores estuviéramos de acuerdo, cambiaríamos el sentido del voto del representante, o si quisiéramos podríamos echar a ese representante y elegir a otro. ¡EN CUALQUIER MOMENTO!

El peligro de las sociedades en colapso por deuda es utilizar la división y la violencia para provocar el cambio. Sólo evitaremos la violencia si no permitimos que los poderosos nos dividan en esas categorías, que sus medios de comunicación ensalzan, para lograr enfrentarnos unos contra otros.

Y nosotros jamás y bajo ningún concepto justificaremos violencia alguna, conocemos la estrategia de los poderosos de pagar a violentos en ambos bandos para que la defensa violenta tiña a todos de sangre.

Porque eso es revolución, que siempre ha fracasado, y de la que renegamos.

Nos declaramos en guerra, no violenta, contra todo partido que pretenda ocupar escaños de las falsas democracias, un combate donde sólo los más fuertes psicológica y moralmente pueden luchar sin desmoralizarse y abandonar. Y aunque muchos se desanimen, nosotros permaneceremos combatiendo por la Libertad frente a la codicia de los poderosos, sin pausa y hasta el final.

La Evolución en la que nos forjamos, avanza sin miedo, sin líderes, sin banderas, sin violencia y sin pausa; y sólo puede triunfar, porque nace de la unidad, de la libertad y de la justicia.

Anuncios

One thought on “Evolución, no revolución

  1. Por supuesto estoy totalmente de acuerdo con lo expresado en este artículo, aquí si veo ya la Representatividad, pilar básico para una Democracia Formal. Nosotros no tenemos Constitución si no una carta otorgada por el franquismo y así asegurarse el continuismo unos pocos a consta de toda la ciudadanía. Desde el engaño del ’78 han procedido a una catetización lenta y progresiva, que nos ha llevado al punto donde estamos. El pueblo se traga el anzuelo de los medios sin el más mínimo sentido critico, y desde ese momento los oligarcas tienen la saben por el mango. Y con eso estamos obligados a acabar. ¡YA!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s